Tabla, goretex y doble rastreles: todo listo!

Con el sistemas de cajoneras para el aislamiento de lana del tejado no haría falta poner otra capa de tablas para cerrarlo todo pero a nosotros nos pareció buena idea, aunque más trabajosa y más cara, pero mucha más segura para trabajar sobre ella, sobre todo siendo tantas manos amigas. Este cerramiento costó menos tiempo que el anterior ya que no hacía falta ponerle mucha mente a las uniones entre tablas.

dsc_0063_1 dsc_0065_1 dsc_0066_1 dsc_0069 dsc_0070_1 dsc_0073_1 dsc_0074_1 dsc_0091 2014-12-01-13-18-08 2014-12-02-12-19-11 2014-12-02-12-19-46 2014-12-02-12-26-55 2014-12-05-09-30-25

Se coronó el todo con una lámina transpirable pero impermeable (tipo tyvek), como si pusieramos un goretex a toda la casa, de tal forma que si coje la lana humedad desde la casa, la pueda sacar, pero si hay goteras, no pasa. Y después la noble tarea de rastrelar, que es el arte de prepararlo todo bien para que no falle luego la puesta de la tejas. Nos ayudaron a esta tarea dos albañiles, el del pueblo primero y luego el padre de la Chan, que además nos fabricó unas “galpas” o maderos para poder medir siempre la misma distancia entre rastreles. Pusimos doble hilera de rastreles, la primera perpendicular a la inclinación del tejado, para no obstruir el paso de alga ante posible goteras y la segunda sobre esta y  paralela al tejado. Esto es importante para que quede todo ventilado, así el calor de la tejas no está en contacto con la tabla.

2014-12-06-16-14-13 2014-12-06-16-32-29 2014-12-07-16-55-18 2014-12-11-15-16-18 2014-12-11-15-16-33 2014-12-11-15-17-03 2014-12-17-14-04-30