Zapatas para la casa

En el proceso de diseño de la casa tuvimos muchas dudas de cómo hacer la cimentación y al final nos inclinamos por hacer esta parte de la casa de forma convencional, con zapatas de hormigón, en parte por tema de normativa (al ser casa rural es más estricto) y por otra por la velocidad de fraguado del cemento en comparación a la cal (era la otra opción).

Tomás, un amigo y vecino, vino con su retro y cavó las zanjas que marcamos previamente (ver proceso) . Me parece increíble que me llegara a plantear cavarlas a mano, jeje, que iluso!! Hicimos una microtopografía para calcular en cada punto la profundidad de la zanja.

P1000568 P1000569 P1000582 P1000589

Lo siguiente fue limpiar bien la zanjas, aplanar y comprobar las alineaciones y medidas. Una hormigonera nos trajo el hormigón de limpieza, un hormigón pobre en cemento que cubre unos 10 cm de las zanjas para dejarlo todo plano. Sobre esa superficie pudimos montar con ayuda de un albañil del pueblo la ferralla que armará el hormigón de la zapata y las estructuras de sujeción de los futuros pilares de la casa (enanos) . El día anterior a que llegaran las hormigoneras para rellenarlo todo pegó una buena tormenta y las llenó de agua!! así que a achicar!! Por suerte que vinieron Javi, Ana y la Chan a salvarnos!

IMG_0124 IMG_0127 IMG_0139 IMG_0142 IMG_0144 IMG_0145 IMG_0151

Finalmente, llegaron las 3 hormigoneras a rellenarlo todo… suerte que estaba el albañil para manejar el cotarro y distribuir bien la masa!

IMG_0156 IMG_0158 IMG_0159 IMG_0164

Como resultado: 5 islas de tierra desnuda rodeadas de un mar de cemento… bastante desalentador para la idea original de belleza de la autoconstrucción ecológica… pero enfin, hay que aprender también a aceptar!